Cuatro cuartos

Bizcocho cuatro cuartos o pound cake

En Estado Unidos este bizcocho es el bizcocho tradicional, el de toda la vida, el bizcocho de “mamá”

bizcocho-cuatro-cuartos-2

Realmente es un bizcocho delicioso, en la boca se deshace, es jugoso y su sabor a mantequilla te hace salivar y desear comer otro trocito. Ha sido tal mi expectación que no me he podido resistir a probar un trocito del trocito que he partido para que veáis la miga del bizcocho. Estaba todavía templado y aún así era un bocado delicado.

Después de unos días investigando esta receta, al final me he decidido a compartirla en el blog. Este bizcocho es un bizcocho de los denominados grasos ya que lleva entre un 6 o un 12% de grasa de origen animal como la mantequilla o vegetal como el “shortening” muy diferente a lo que en España podemos encontrar, una de las marcas que a lo mejor te pueden sonar es el “Crisco” el sustituto que nosotros podemos encontrar aquí es la margarina, pero para que usar margarina si podemos disponer de una mantequilla de calidad y digo de calidad porque esta es una de las recetas en las que merece la pena, ya que el sabor característico del cuatro cuartos es el de la mantequilla.

El cuatro cuartos se caracteriza por llevar la misma proporción de harina, mantequilla, huevos y azúcar, lleva 1/4 de cada. Esta es la recete en origen, en ella se bate la mantequilla, el azúcar y la vainilla hasta obtener una textura de pomada, después se incorporan los huevos uno a uno y al final se añade la harina con movimientos envolventes. La receta que yo comparto es mas rápida y sencilla, con la que no corremos el riesgo de sobre-batir la masa, quedándonos un bizcocho apelmazado. Esta receta es de Rose Levy Beranbaum, que me encanta leer sus libros acurrucada en el sofá, que momentos mas idílicos si a esto le añades una taza de café calentito, silencio, luz tenue, la suficiente para poder leer y una manta ya vamos… me emociono y todo.

Para que la elaboración del bizcocho sea lo mas llevadera posible, prepara, tamiza y pesa los ingredientes y en ese orden ya que no pesa lo mismo la harina tamizada que sin tamizar. yo para esto tengo un truco, la verdad es que es una tontería pero así ves que es verdad lo que digo. Encima del peso pon el bol y sobre el bol el colador (yo uso uno que encontré con doble malla, con lo que tamiza un montón) enciende el peso, echa la harina dentro del colador y pesa los gramos indicados, después levantas el colador y veras que se pone en negativo el peso que obtuviste, pues bien ahora vas tamizando hasta que el peso se ponga a “0”, verás que cuando llegues a “0” aún te queda harina en el colador, así que demostrado queda que hay que tamizar antes de añadir la harina, el azúcar, el cacao en polvo…

 

Ingredientes

Todos a temperatura ambiente

  • 45 gr de leche
  • 3 huevos
  • 6gr de vainilla
  • 150 gr de harina
  • 150 gr de azúcar
  • 3,7 gr de levadura en polvo
  • 2 gr de sal
  • 184 gr de mantequilla

 

Preparación

Precalentar el horno a 175º

En un cuenco mediano batir ligeramente la leche, los huevos y la vainilla.

En el cuenco donde vais a elaborar la masa, tamiza y pesa los ingredientes sólidos y mézclalos a velocidad baja unos 30 segundos.

Añadir la mantequilla y la mitad de la mezcla de los huevos, mezclar a baja velocidad hasta que los ingredientes sólidos se hayan humedecido. Aumentar a velocidad media durante un minuto para desarrollar así la estructura del bizcocho. Añadir en dos veces el resto del batidos de los huevos, batiendo 20 segundos después de cada una.

Verter la mezcla en un molde de 20 cm super-profundo o un molde de rosca. Mi molde era de 15 cm pero le encamisé con papel vegetal prolongando así su altura, para dejar que creciera sin que se desbordase.

Hornear durante 55-65 minutos (35-45 minutos si se utiliza un molde de rosca)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.