Naked cake de zanahoria y crema de queso

Todo un clásico de la repostería en Reino Unido

Pensado en las fiestas que se avecinan, os he preparado este cake fabuloso para compartir con la familia y amigos

carrot-cake-cream-cheese-frosting-2

Si queréis sorprender con algo diferente en estas fiestas, con este cake no dejaréis indiferente a nadie. Hace unos días os presentaba mi bizcocho de zanahoria y coco, aromático y jugoso, el cual tenía su destino marcado por éste layer cake. Aunque me gusta combinar un par de rellenos, es ya algo personal y como que se me hace aburrido comer una tarta de dos sabores, llámame rarita, pero en fin también pensé que el bizcocho era bastante complejo, así que quizá en esta ocasión la crema de queso era suficiente. Y si, no le hace falta nada más.

Normalmente suelo cortar las capas del bizcocho mas finas, pero cansada de ver en pinterest esas fotos maravillosas de cakes casi monstruosos con capas de bizcocho super gruesas, pero con un encanto rústico y que te dicen a gritos estoy de muerte, pues yo tenía que salir de dudas. Así que mi reflexión es la siguiente, cuando los bizcocho tienen textura y ya por si solos son casi una tarta, en mi opinión es un acierto, pero si esto mismo lo hubiera hecho con un bizcocho sencillo, sería como para tirárselo a la cabeza y abrirle a alguien una brecha. Cada capa viene a medir unos 5 o 6 cm de alto, me refiero a las capas una vez ya niveladas y montadas en el cake.

El relleno de la crema de queso es una verdadera pasada, ya había preparado otras cremas de queso, pero esta versión es la mas rica y fácil de preparar, además que te permite hacer decoraciones con la manga pastelera apenas montas la crema, no estuvo en la nevera ni 10 minutos enfriando.

Raciones

  • 15 raciones mas o menos, depende de la mano que sirva
  • Usé 3 moldes de 21cm, de los que horneas capa por capa

Recetas

  • 2 recetas de carrot and coconut cake. Con cada receta te salen dos capas de bizcocho de 21 cm y con una altura aproximada de 7cm.
  • 2 recetas de crema de queso. No me sobró nada, vale fui generosa. Yo le añadí esencia de vainilla.

Preparación

  • Igualar las capas de bizcocho
  • Dejar reposar el bizcocho de un día para el otro en la nevera, o si prefieres congelarlo y usarlo cuando lo necesites. Si por ejemplo la tarta es para mañana, puedes incluso montar la tarta con el bizcocho congelado y que se vaya descongelando lentamente, una vez está decorada en la nevera.
  • Controlar la cantidad de relleno en cada capa.

Para hacer la decoración de los bordes, al poner el relleno con la espátula sobre el bizcocho hazlo de tal manera que en el centro del bizcocho haya mas relleno que en los bordes. Cuando haces las decoraciones con la manga estas suman mas crema donde ya había crema, entonces corres el riesgo de que se desborde de crema o de que no te quede nivelado y por el centro se quede hueco.

  • He utilizado dos tipos de boquilla una para los bordes, la boquilla 1M porque cubre bastante. La de la última capa la he decorado con la boquilla 104 de wilton, es una de las boquillas que se utilizan para hacer rosas o volantes de buttercream. El efecto es bonito y es muy sencillo de hacer.

Os dejo algunas fotos, animaros y me contáis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.