Red velvet

Bizcocho de terciopelo rojo

Su color es lo mas caracteristico, obviamente el color rojo llama la atención, pero su sabor es, sabor a red velvet.

Tiene la particular textura de los bizcochos hechos con buttermilk, y su color hacen que sea un bizcocho especial. Normalmente se suele combinar con cremas de queso o buttercream.

No es un bizcocho complicado, pero como todo requiere atención, tamizar los ingredientes secos, pesar bien todos los ingredientes, tener la mantequilla y los huevos a temperatura ambiente. Tamizar la harina antes de pesarla es muy importante, hay una gran diferencia, este paso hace que la miga de nuestros bizcochos no se apelmace. Te dejo un video muy interesante para que veas la diferencia. Haz lo mismo con el resto de ingredientes secos.

He utilizado la receta de Bea Roque, que como ella dice: “me ha chiflado” yo me fío 100% de Bea.

Con estas cantidades puedes hacer un cake de 18 cm de tres capas. Yo como no tengo esa medida, hice un cake de 15 cm y lo que me sobró hice mini bizcochitos que estuvieron estupendos para desayunar.

Ingredientes red velvet

  • 240 gr buttermilk (250 ml de leche desnatada a templada + 1 tablespoon de zumo de limón o de vinagre)
  • 2 cucharaditas colorante rojo (yo he usado Sugarflair Red Extra)
  • 1 cucharadita vinagre blanco
  • 125 gr mantequilla a temperatura ambiente
  • 275 gr azúcar glass
  • 3 huevos M o 2 huevos XL
  • 280 gr harina repostería 
  • 15 gr cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita bicarbonato sódico
  • 1/4 cucharadita sal
  • 1 cucharadita extracto de vainilla

Preparación red velvet

  • Prepara el buttermilk y déjalo reposar durante 10 minutos.
  • Engrasa el molde y reserva
  • Precalienta el horno a 170º
  • Bate la mantequilla y el azúcar glass, comienza a baja velocidad hasta llegar a la máxima. Bate hasta conseguir que la mantequilla blanquee y quede cremosa.
  • Ahora añadimos los huevos uno a uno. Bate ligeramente el huevo antes de añadirlo y no añadas el siguiente hasta que el primero esté totalmente integrado.
  • Agrega al buttermilk el colorante rojo y el extracto de vainilla.
  • De manera alterna añade los ingredientes secos y el buttermilk, comienza y termina con los ingredientes secos.
  • Vierte la masa en el molde y hornea a 170º durante 45 minutos, o hasta que el bizcocho se despegue ligeramente de los bordes y el palito salga limpio.
  • Antes de desmoldar deja el bizcocho enfriar 15 minutos dentro del molde, después desmolda con cuidado y deja enfriar por completo sobre una rejilla.
  • Una vez frío, envuelve el bizcocho y o bien lo guardas en la nevera para usar al día siguiente o bien lo congelas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.